comunicación gestión interna marketing producción relaciones públicas

ADAPTA TUS HORARIOS A LOS DE TU CLIENTE

24_7
Escrito por Jon Llaguno

Ejecutivo en la playa

Como sabéis, en este país tenemos la costumbre de “plegar” (salir del trabajo, para muchos) unos minutos antes de nuestra hora real de retirada. En muchos casos, se busca incluso una reunión temprana o tarea que hacer en la calle para no tener que volver a la oficina. Es como una habilidad natural patria; una condición que debería aparecer en todo contrato de trabajo (sí, ese documento que cuentan las leyendas que se firma cuando te incorporas a una empresa).

Como trabajadores, pensamos que todo el mundo, compañeros y clientes, deberían adaptarse a nuestro horario y llevar a cabo su labor cuando a nosotros nos convenga. “¿Ponernos una reunión un viernes por la tarde? Imposible, habrá que moverla al lunes porque me viene fatal…” Somos el pilar básico de nuestra empresa y, si me apuras, del desarrollo económico nacional. Como empresarios, por otro lado, esperamos a que esa gran multinacional nos llame para contratarnos y que nuestros clientes potenciales hagan cola. Total, “todo el mundo necesita mis servicios…”

Pues bien. Esto es un error. Garrafal. Enorme. Si piensas que los clientes te van a venir por sí solos y que todo el mundo se adaptará a tu horario, puedes ir echando el cierre a tu negocio o buscarte otra forma de vida. En los tiempos que corren, donde la oferta es mucho mayor que la demanda y los clientes cambian de agencia y proveedor como de chaqueta, hay un dicho que prevalece sobre todos los demás: “mueve el culo”. Por experiencia sé que serás tú quien deba adaptar sus horarios a los de tus clientes para ofrecerles el mejor servicio posible. No digo que debas contestar una llamada a las 4 de la mañana (y pobre del que tenga que hacerla), pero es vital que la persona que ha contratado tus servicios encuentre una respuesta directa y eficaz las 24 horas y 7 días a la semana. Una vez intenté que mis clientes se adaptaran a mi horario de trabajo (comprendido en unas 12 horas diarias) y creo que tardé 3-4 días en volver a contestar mails a las 12 de la noche…

24_7

En nuestro sector, como en muchos otros, existen picos de producción, planificación e implantación muy intensos en los que las compañías necesitan que alguien les solucione los problemas, no que les de problemas nuevos. La campaña de Navidad, por ejemplo, es uno de los momentos del año en los que más trabajo hay. Por ello, mientras los demás están pensando en turrón y vacaciones, nosotros estamos organizándonos para que el servicio no se detenga. Lo que quiero decir es que si tu cliente tiene un problema, tú tienes un problema. Si quiere una reunión a las 10 de la noche, tienes una reunión a las 10 de la noche. Si no encuentra una solución para una promoción, ya estás tardando en ofrecer una…

En una reunión me dijeron algo como “levanto el teléfono y contrato a 100 como tú”. Esto, señores, es algo que pasa continuamente si no damos un servicio tan básico como el de adaptar nuestros horarios a los de nuestro cliente. No es cómodo, no es justo y no es ético; pero es lo que hay. A quien no le guste, puede volver a su puesto de trabajo en el que hace lo mínimo en su propio horario (al que deben adaptarse todos). A los demás, bienvenidos al mágico mundo de las agencias de comunicación, donde siempre deberás estar al pie del cañón.

Acerca del autor

Jon Llaguno

Profesional de la comunicación y el marketing estratégico en el sector de los videojuegos, el ocio electrónico y los esports. También me gustan las películas de superhéroes, cocinar de vez en cuando y gritar "¡BANZAI!" cuando estoy solo.

Venga, anímate y deja un comentario ;)